El entretenimiento actual no está hecho para los más jóvenes, según Invisible Narratives: esto es lo que proponen dos ex ejecutivos de Disney y Paramount

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Click here to view original web page at www.xataka.com

Artículo seleccionado, original en www.xataka.com


El entretenimiento actual no está hecho para los más jóvenes, según Invisible Narratives: esto es lo que proponen dos ex ejecutivos de Disney y Paramount

El año pasado, y en plena crisis del coronavirus, Invisible Narratives se propuso transformar la industria audiovisual con una fórmula revolucionaria: combinar el poder de los creadores de contenido del mundo digital con la experiencia de los productores y directores más experimentados de Hollywood. Su objetivo: captar el interés de la generación Z, ofrecer a youtubers, tiktokers e influencers una plataforma para monetizar sus contenidos y adaptar una industria centenaria a los nuevos tiempos del streaming.

Adam Goodman, ex presidente de Paramount Pictures y Dreamworks SKG, y Andrew Sugerman, ex vicepresidente ejecutivo y director global de medios digitales y publicaciones de Disney, son los fundadores de Invisible Narratives, una compañía dispuesta a combinar lo mejor de cada modelo como muestran sus dos primeras películas.

Por un lado, el joven estudio digital comenzó su andadura anunciando la creación de una franquicia cinematográfica junto a FaZe Clan, gigante de los eSports y el entretenimiento con más de 215 millones de usuarios a través de sus distintas plataformas. La primera película que ha resultado de su colaboración ha sido 'Crimson', una cinta de terror protagonizada por el gamer y youtuber FaZe Rug y comandada por el director de 'Paranormal Activity' Gregory Plotkin.

Estrenada el pasado 29 de octubre, de cara a Halloween, en Inviz.tv, la plataforma digital que Invisible Narratives ofrece a sus clientes para celebrar sus eventos, la película tuvo tal éxito que ya han anunciado una secuela. A falta de datos de audiencia, un dato: tres millones de personas se descargaron el filtro de Snapchat que acumpañó el debut de la película.

Por otro, Invisible Narratives puso en marcha 'Inmune (Songbird)', una película de ciencia ficción producida por el rey de los blockbusters Michael Bay. Grabada durante la pandemia y ambientada en un futuro cercano, 2024, en el que el virus Covid 23 ha asolado el planeta, el elenco, en este caso más convencional, está liderado por el actor de 'Riverdale' K.J. Apa, la chica Disney Sofia Carson o la mismísima Demi Moore. En Estados Unidos se estrenó online y llegará a los cines de España este mes de marzo.

"Nunca ha habido una brecha generacional tan grande entre los consumidores de contenido y la gente que está haciendo contenido. La cantidad de tiempo que los jóvenes han pasado durante la pandemia viendo gaming online, influencers, o haciendo vídeos en Tiktok y publicando stories en Instagram no tiene parangón. Y es hora de que los creadores de contenidos profesionales entiendan que el consumo tradicional está cambiando", contó Goodman a Bloomberg sobre la estrategia de hibridación que defiende Invisible Narratives.

"Hay unas 600.000 personas en redes sociales que tienen a su alcance audiencias superiores al millón de personas y, si miras a los estudios o a las plataformas tradicionales, apenas están rascando la superficie de ese grupo", continúo diciendo el directivo para añadir: "Se trata de combinar grandes historias con narradores de la siguiente generación para intentar hacer algo diferente".

La narrativa invisible del marketing con influencers

Un buen ejemplo es la producción de la citada 'Crimson'. El verano pasado FaZe Rug compró una casa nueva y retransmitió todo el proceso a sus más de 30 millones de seguidores. Lo que sus fans no sabían es que detrás de la mudanza se escondía una narrativa invisible, de ahí el nombre de la compañía, esto es, una estrategia de marketing para promocionar la película, grabada, claro, en la terrorífica casa. Pues resulta que sus nuevos vecinos son unos malvados y espeluznantes payasos al estilo de Pennywise de 'It'.

"La audiencia ya tiene un gran interés en él. Pero la historia se planificó pensando que la audiencia iba a participar en la búsqueda de la nueva casa, el descubrimiento de esa nueva casa y la revelación de la nueva casa", explicó Goodman a The Wrap. Dicho de otro modo: la narrativa invisible consiste en iniciar el marketing de manera que las audiencias ni siquiera sepan que están siendo comercializados, tal y como explica el medio digital.

La clave de su éxito radica, entonces, en ser capaces de aprovechar las historias que los creadores de contenido del mundo digital ya están narrando, a un público cautivo que sigue religiosamente sus retransmisiones, elevando la narración a un nivel completamente nuevo y, potencialmente, muy lucrativo.

Como se apuntaba antes, 'Crimson' se estrenó en la citada Inviz.tv, una plataforma que Invisible Narratives promociona entre los influencers como una fuente de ingresos extra donde monetizar sus grandes proyectos y vender merchandising relacionado. Así, una vez finaliza el evento en cuestión, puedan colgar su contenido en sus otras plataformas para seguir explotándolo.

"Esos talentosos creadores con fandoms masivos están buscando razones y oportunidades para crear eventos. No pueden hacerlo en Youtube o en Instagram porque fuera de su Adsense o de los acuerdos con las marcas no hay manera de financiarlos. Y no son reconocidos por el sistema de estudios porque no son lo suficientemente grandes o no tienen las cualidades que los ejecutivos reconocen", insistió Goodman en su conversación con Bloomberg.

Producciones ágiles dirigidas a audiencias cautivas de influencers

La forma en que se consume contenido el contenido en 2021 es radicalmente distinta a cómo se veía hace apenas dos décadas, tanto por el empuje de las plataformas de streaming como por la huida de los más jóvenes a internet y las redes sociales. Partiendo de esta premisa, Invisible Narratives pone su atención en esos públicos de nicho cuya atención ya tienen garantizada al trabajar con sus ídolos. Y en producir contenido que les resulte atractivo y real.

De algún modo, la pandemia ha demostrado que acertaron en sus pronósticos. El verano pasado, y mientras Hollywood intentaba ponerse en marcha, ellos grabaron 'Inmune' en menos de 20 días en Los Ángeles. Para ello dividieron a todo el equipo, que incluido el elenco nunca superó las 30 o 40 personas al día, en tres grupos diferentes, a los que realizaban tests a menudo. Su mayor ventaja a la hora de trabajar fue, precisamente, la estética naturalista del filme y el reducido tamaño de la producción, que agilizó todos los procesos.

"Nunca ha habido una brecha generacional tan grande entre los consumidores de contenido y la gente que está haciendo contenido", afirma Adam Goodman, cofundador de Invisible Narratives

"Creo que el cine está en peligro ahora mismo. Si ahora estás en el negocio del cine y no tienes distribución digital en tu arsenal no puedes dar luz verde a nuevas películas cuando no hay un camino para la distribución. Así que los estudios que no tengan su HBO Max, Peacock o Disney+ se quedan paralizados y esto les obliga a convertirse en productoras para las plataformas de streaming, lo cual es extraño si piensas lo rápido que esto ha ocurrido", señaló.

En resumen, Goodman apuesta por un cine independiente que pueda producirse y distribuirse rápido y fácilmente y que atraiga a los jóvenes al contar con sus ídolos. No en vano, él mismo fuequien, durante su trabajo en Paramount, puso en marcha dos películas convertidas ahora en franquicias, 'Paranormal Activity' y 'Cloverfield', además de trabajar junto a Bay en otra media docena de proyectos, entre ellos la saga de 'Transformers'.

Lo próximo: comedias con youtubers y tiktokers

De cara al futuro, Invisible Narratives seguirá tratando de combinar talento tradicional con creadores e influencers con muchos fans. Pero antes, se distinguen del desastre de Quibi, una plataforma llamada a revolucionar el audiovisual con superproducciones para el móvil cuyo estrepitoso fracaso puso a la industria en alerta. Sobre todo porque los artífices del proyecto también eran dos popes de la industria, Jeffrey Katzenberg, ex presidente de Disney y cofundador de Dreamworks, y Meg Whitman, ex directora general de eBay y HP, y habían captado a estrellas de la talle de Steven Spielberg, Guillermo del Toro, Jennifer Lopez o Sophie Turner.

"No estamos intentando captar nuevas audiencias ni convencer a nadie de que se acerque a algo que no les gusta. Nosotros vamos detrás de una audiencia fidelizada en el lugar en el que ya están", dijo Goodman a Bloomberg en referencia a la incapacidad de Quibi para atraer suscriptores.

Los próximos proyectos de Invisible Narratives siguen el mismo camino con dos comedias. La primera, aún sin título, estará protagonizada por el youtuber, tiktoker y cantante Larray, que acumula 29 millones de seguidores en sus distintas plataformas.

En la ficción, el joven creador viaja accidentalmente en el tiempo hasta 1992, un tiempo en que no solo es un completo desconocido, sino que ni siquiera existen los teléfonos móviles. Sin sus aplicaciones sociales y su influencia online, Larray deberá descubrir sus instintos analógicos para sobrevivir en la década de los 90 y volver a 2021, reza la descripción del proyecto.

La segunda será 'The Nanny', en español 'La niñera', contará con la actriz y comediante Laura Clery, que supera los 20 millones de seguidores, su marido, el compositor Stephen Hilton, y a su hijo Alfie. Pues en este caso el argumento también está inspirado en sus vidas reales.

Laura y su marido Stephen están muy ocupados creando contenido, gestionando sus negocios y persiguiendo a su hijo de dos años Alfie. Así que deciden contratar a una niñera interna para para aliviar este caos. Cuando se dan cuenta de que la perfecta fachada de su niñera resulta ser horrible, descubren que la ley de inquilinos de California no les permite echarla a esta intrusa, indica la sinopsis.

Además, la mencionada secuela de 'Crimson' alimentará la franquicia de películas que pretenden construir junto a los creadores de FaZe Clan, una mina de contenidos, merchandising y propiedad intelectual alrededor de estas personalidades. "Cuando en 2004 compré los derechos de 'Transformers', todos pensaron que estábamos locos", confesó Goodman a la revista Forbes. El tiempo acabó dándole la razón.

Fotos: Invisible Narratives, FaZe Clan

Let's start a conversation

This website uses cookies to ensure you get the best experience on our website.