La policía alemana confisca 55 millones de euros en bitcoins de un estafador, pero no puede “cobrarlos” porque no tiene la contraseña

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Click here to view original web page at www.xataka.com

Artículo seleccionado, original en www.xataka.com


La policía alemana confisca 55 millones de euros en bitcoins de un estafador, pero no puede

Se dice que entre un 17 y un 23% de los bitcoins existentes han desaparecido para siempre. Miles de millones de euros perdidos por descuidos más o menos voluntarios y olvidos que siguen produciéndose.

Es lo que le ha ocurrido recientemente a la policía alemana, que decomisó 1.700 bitcoins almacenados en un monedero digital que pertenecía a un estafador que ha pasado dos años en prisión por sus delitos. ¿El problema? No les da la contraseña de acceso, así que el dinero de ese monedero, valorado actualmente en 55 millones de euros, es inaccesible.

"Le hemos preguntado la contraseña pero no nos la dice"

Los responsables de este caso han intentado sonsacar al estafador y pedirle la contraseña de este monedero digital, pero él no suelta prenda. "Quizás no sepa la contraseña", explicaba el fiscal de la ciudad bávara de Kempten en declaraciones a Reuters.

Este estafador fue condenado dos años de prisión tras demostrarse que había instalado software de minería de criptodivisas en ordenadores de distintas personas sin permiso.

Perdí bitcoins y ya no sé cómo encontrarlos: el drama con las criptomonedas

Ese dinero recaudado por todas esas máquinas acabó en un monedero digital con nada menos que 1.700 bitcoins.

Dicho monedero ha sido decomisado por la policía germana, pero no han podido acceder a ese dinero (unos 55 millones de euros con el valor actual de un bitcoin, que ronda los 39.000 dólares) porque el monedero está protegido por una contraseña a la que no tienen acceso.

El valor de ese monedero se ha visto multiplicado tras la estancia en prisión del estafador. A princpios de 2018 el fiscal pudo acceder a 86 de esos bitcoins que no estaban protegidos por contraseña y que se canjearon por un valor de 500.000 euros que pasaron a la Hacienda Pública.

Según los responsables de la investigación, ellos no pueden acceder a esos bitcoins, pero el estafador tampoco. Si lograran acceso, las criptodivisas se venderían y los fondos recaudados pasarían a formar parte del tesoro estatal ya que no se robaron de nadie en particular.

Let's start a conversation

This website uses cookies to ensure you get the best experience on our website.